Ébola en Madrid: La puesta en escena de las Autoridades Sanitarias y la realidad entre bastidores

Honestamente, no hay mucho más que se pueda decir desde este blog que lo que ya se ha venido diciendo desde que apareció el plan de sostenibilidad en el que se planteaba el demantelamiento del CarlosIII. Y tampoco se puede decir mucho más que lo que en su momento, hace ya más de un año y medio, les advirtieron los profesionales a los altos cargos de la Sanidad Madrileña, a los cuales no pareció importarles demasiado porque, según ellos, el CarlosIII no tenía nada que no tuviera cualquier otro hospital madrileño. Pero quizá al menos se pueda informar un poco a los ciudadanos y a los propios profesionales del peligro que las Autoridades Sanitarias nos están haciendo correr a todos con pleno conocimiento de causa y sin remordimientos a la hora de mentir sobre ello, quizá incurriendo incluso en actividades delictivas que podrían abarcar desde el delito contra la salud pública hasta la dejación de responsabilidad, pasando por la imprudencia temeraria.

Lo cierto es que en Madrid nunca hemos tenido un hospital capaz de enfrentar una amenaza biológica de nivel 4 como es el Ébola, puesto que dichas amenazas requieren unas inversiones en medios, infraestructuras, protocolos y recursos humanos por las que las autoridades sanitarias jamás han mostrado el menor interés, pero no es menos cierto que la Consejería de Sanidad ha hecho todo lo que estaba en su mano para destruir el hospital civil que más preparado estaba (dentro de las limitaciones ya comentadas) para enfrentar dichas amenazas.

Y luego ha pretendido utilizar sus restos para enfrentar dichas amenazas.

Por supuesto, es algo destinado al fracaso desde el principio; el hospital ya no tiene UCI, ni protocolos, ni simulacros ni laboratorios. Recordemos que la disponibilidad de laboratorios con los que analizar las muestras sin sacarlas del edificio de contención es una exigencia tanto de la ley española (Real Decreto 664/1997) como de la ley europea (Directiva 2000/54/CE) para cualquier centro que gestione amenazas biológicas de nivel 4, y no se está cumpliendo, con lo que se aumenta de forma radical e innecesaria la posibilidad de transmisión del virus y el riesgo de ampliar la zona comprometida. Recordemos también que los simulacros dejaron de realizarse desde que se le retiró al CarlosIII la designación como centro de referencia en enfermedades emergentes y pandemias, y eran esos simulacros los que permitían tener profesionales entrenados y preparados para afrontar dichas situaciones con confianza y seguridad. Y, sobre todo, recordemos que ya no hay protocolos adecuados.

O, más exactamente, los protocolos se han ido adecuando a las deficiencias del sistema para que no se le pueda acusar de incumplirlos, como ha ocurrido con los trajes de nivel 4, a los que misteriosamente parece haberles desaparecido la respiración autónoma, la escafandra y la ligera presión positiva, todo ello requerido por la normativa. Y lo que es más grave; ni tan siquiera esos protocolos incompletos están llegando a los profesionales. No hay más que hacer una llamada a la centralita telefónica del CarlosIII (914532500) o a la centralita telefónica de LaPaz (917277000) para darse cuenta de que sus profesionales carecen por completo, no sólo de protocolos, sino incluso de órdenes o directrices con los que guiar e informar a los ciudadanos, con lo que la información necesaria no llega ni tan siquiera a los profesionales que a su vez tendrían que informar sobre dicha información.

Todo ello, por supuesto, es responsabilidad y culpa de los trabajadores, no de los directivos, gestores o altos cargos. Al menos eso es lo que han dado a entender el Gerente, Rafael Pérez-Santamarina, y otros directivos de LaPaz hoy mismo a las 14:00 cuando han reunido a los trabajadores del CarlosIII en el salón de actos para reprenderles porque, según ellos, los terribles hechos acontecidos podrían deberse a una  “relajación” de los trabajadores, insinuando con ello que la culpa no es de la carencia de protocolos, de la gestión más política que médica, de la opacidad informativa o de la improvisación en las decisiones directivas, sino de los propios trabajadores, esos trabajadores que están realizando, con la mayor eficacia posible y en algunos casos arriesgando la vida, un trabajo del que apenas se les informa, para el que apenas tienen medios, que les va llegando de improviso sin previa advertencia de los responsables políticos (como exigiría también la normativa) y sin que se les proporcione la formación necesaria a la que tendrían derecho por ley para afrontar semejante desafío.

Al parecer, la “relajación” de los trabajadores, y no una decisión directiva, es la responsable de que la adecuación y acondicionamiento de las habitaciones de aislamiento, que los trabajadores de Mantenimiento ya habían comenzado, se detuviera después de la muerte de los dos cooperantes repatriados. O sea que la culpa de que dichas habitaciones de aislamiento se estén dotando y acondicionando una a una, contra-reloj, a medida que van ingresando los pacientes, tan sólo pocas horas antes de cada ingreso, no es de los altos cargos que detuvieros dichos acondicionamientos porque el concurso para convertir aquello en un hospital de media estancia ya estaba concedido a una empresa y había que empezar esas otras obras, sino de la “relajación” de los trabajadores. Es de suponer que incluso las paredes de pladur con las que ahora (y no antes) se están improvisando exclusas de descontaminación en las puertas de las habitaciones del modulo penitenciario de la 6ª planta, incluso esa falta de previsión y clara demostración de presbicia epidemiológica es culpa de la “relajación” de los trabajadores, por supuesto.

Es tal el despropósito que incluso las rutas internas para trasladar por el interior del hospital a los pacientes de alto riesgo con la menor exposición posible se han convertido en poco menos que unas nuevas rutas con las que ocultar a los medios y a la ciudadanía el traslado aterradoramente irresponsable de dichos pacientes. Lo que antes consistía en introducir al paciente desde la ambulancia a través de una puerta que daba directamente a un ascensor con llave para subirle directamente a la 6ª planta, se ha transformado ahora en un paseo por la planta sótano del hospital, donde se encuentran los trabajadores de mantenimiento, el Almacén, el servicio de dietética y las cafeterías del personal y del público. Ayer, sin ir más lejos, se estaba introduciendo a un paciente con presunción de Ébola por esa ruta mientras los trabajadores del hospital y los familiares de otros pacientes deambulaban por allí yendo y viniendo de las cafeterías. Todo ello por culpa de la “relajación” de los trabajadores, sin duda, y no de la incompetencia de unos responsables políticos más obsesionados con salir guapos en la foto que con frenar la amenaza epidemiológica.

No hay de qué preocuparse, nos dijeron a los profesionales hace ya más de un año y medio cuando tratamos de advertirles que debían acondicionar otro hospital y entrenar a sus trabajadores antes de desmantelar el CarlosIII. No hay de qué preocuparse, nos repitieron en abril de este año cuando nos quejamos del desastre que estaban preparando al empezar a llegar las alertas de pacientes que, afortunadamente, daban negativo en las pruebas de infección. No hay de qué preocuparse, nos dicen todavía hoy mientras se miran unos a otros en busca de una respuesta imaginativa que pueda tapar los terribles hechos predecibles, previstos y advertidos por los profesionales.

Cuál de ellos, tan infectados de arrogancia como carentes de moral, tendrá el valor de explicarle a Teresa que se ha infectado de Ébola por culpa de la “relajación” de los profesionales. Ninguno, de eso podemos estar seguros, aunque sea de lo único que podemos estarlo, porque les sobra rostro y les falta valor.

Por no hablar de sentido común… Dicen que no le han realizado las pruebas de Ébola al marido de Teresa porque no presenta síntomas, pero ¿quién en su sano juicio no le realizaría las pruebas teniendo en cuenta el grado de exposición al que ha estado sometido? ¿Esta decisión también se debe a la “relajación” de los trabajadores? Sólo caben dos explicaciones: O bien le han hecho las pruebas, han dado positivas y no lo quieren decir “todavía”, en cuyo caso son más cobardes e irresponsables de lo que ya imaginamos, puesto que la opacidad en una alerta epidémica es la peor de las políticas más desastrosas posibles, o bien, efectivamente, no se las han hecho, en cuyo caso demuestran una negligencia, un desinterés y una ceguera epidemiológica voluntaria que produciría terror en cualquier persona racional, especialmente si el motivo fuera el elevado precio de dichas pruebas, lo cual ya nos dejaría sin adjetivos… y sin Autoridades Sanitarias dignas de ese título.

No hay mucho más que se pueda decir desde aquí, excepto que seáis prudentes y tengáis cuidado, que dupliquéis las medidas de seguridad, que no os creáis lo que os digan sobre la falta de peligro y que no bajéis la guardia, porque depende sólo de vosotros controlar esta situación para protegeros a vosotros mismos y a los demás ciudadanos; los responsables de la Sanidad Pública no están en ello.

Todavía hay quien dice que es irresponsable crear alarma social en todo este asunto, pero no se dan cuenta (o sí, que es mucho peor) de que hay un lugar saludable a medio camino entre crear alarma innecesaria y propiciar muertes por exceso de confianza.

También hay quien dice que no es el momento de pedir responsabilidades, que primero hay que controlar el peligro y, ya luego, podremos pedir cabezas. Pero ocurre que, mientras algunas de esas cabezas sigan al mando, el peligro seguirá multiplicándose, así que, desgraciadamente, vamos a tener que hacer ambas cosas a la vez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A bofetones, Hospital Carlos III, Sanidad Pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

40 respuestas a Ébola en Madrid: La puesta en escena de las Autoridades Sanitarias y la realidad entre bastidores

  1. Pingback: Personal del Carlos III: “No hemos estado preparados ni formados en ningún momento” | Fuencarral-El Pardo.com

  2. Pingback: Ébola en Madrid: La puesta en escena de las Autoridades Sanitarias y la realidad entre bastidores

  3. Ellyster dijo:

    Gran articulo, pero tiene un fallo tecnico:

    Presion positiva, no presion negativa; los trajes tienen que tener presion positiva (para que no entre)… mientras que las salas son de presion negativa (para que no salga).

  4. ciudadana dijo:

    Menos mal que os tenemos a vosotros. En vosotros sí confío. Gracias

  5. bomonk dijo:

    Se habla mucho de las meteduras de para de quienes están gestionando mal esta situación y es de vital importancia que, efectivamente, se tomen decisiones coherentes como tener claro la experiencia y conocimientos de quien vaya a tomar decisiones de vida o muerte.
    Dada la enorme desconfianza actual sobre la información que nos llega desde los medios de comunicación tradicionales es muy importante comenzar a resaltar la información que si puede aportar luz para una respuesta eficaz ante esta crisis, contrastándola con aquella información que solo sirve para manipular o entorpecer.
    Existe mucha información alternativa en Internet que habla sobre tratamientos que pretenden ser silenciados por su relación con el negocio farmacéutico, no obstante mucha de esa información se encuentra en blogs o páginas Web críticas con el sistema, en las que en muchas ocasiones se difunde con mucha ligereza información no contrastada o de dudosa veracidad. Por eso es muy importante que desde lugares como este, en los que estáis en primera línea, ayudéis con la divulgación de aquella información que SI que puede ayudar.
    Sabéis algo sobre los tratamientos que estuvo llevando a cabo un médico en África con MMS y La Artemisia Annua?

    Josep Pamies es un horticultor que está ganando la confianza de la gente gracias a su divulgación sobre las plantas medicinales y sus usos en la salud. Para mi tiene mucho más sentido la información que me llega de el que de los medios de comunicación tradicionales.

    Aquí dejo el vídeo en el que habla sobre el Ébola

    ¿Qué opinión tenéis respecto a este tema?

    Muchas gracias por el inestimable trabajo que estáis haciendo y todo mi ánimo y apoyo a aquell@s profesionales que procuran realizar su trabajo teniendo que lidiar con quienes no tienen la humildad (ni la valentía) de aceptar que entorpecen una labor de vital importancia.

  6. ciudadana dijo:

    Sólo leyendo vuestros comunicados desde abril se ve claramente la mala gestión de la administración. Por favor, denunciad penalmente. Si lo hacéis vosotros tiene un peso diferente y como prueba sólo hace falta leer este blog. Mil gracias por intentar alertar a la sociedad.

  7. archi dijo:

    Igualico Rafael Pérez-Santamarina con el molt honorable en su comparecencia, que panda de ……………………….(se admiten todo tipo de adjetivos).

  8. porque no se esta implicando al Ministerio de la Defensa y sus conocimientos con el equipo NBQ?
    http://www.defensa.gob.es/areasTematicas/investigacionDesarrollo/ITM/#sub5

  9. ciudadana dijo:

    Estoy leyendo en las redes que se han saltado la ley al interrogarla sin presencia de un abogado. Eso es muy grave y ha acabado autoinculpándose o casi.

  10. Pingback: Anónimo

  11. Cristina dijo:

    Leo este blog desde el principio. Esta situación ya se ha convertido en algo tan escandalosamente intolerable que es difícil encontrar las palabras para describirla. La justicia no existe, claramente, en este país. Hay personas claramente responsables y siguen ahí, impunes, poniendo en peligro a toda la sociedad. No nos podemos ahogar en la impotencia. Tiene que haber organismos superiores en los que se puedan denunciar los hechos. En otros países un escándalo así tendría consecuencias importantes, ¿qué pasa en España?

  12. nandorivera dijo:

    Mucho ánimo! A ver en qué acaba todo esto.
    Os deseo mucha suerte y que salgáis adelante pese a todos los obstaculos que os pondrá el gobierno. Parece que ahora quieren acabar con la sanidad matando a sus empleados.

  13. Este articulo es autoexplicativo. Tengo muy mal cuerpo por todo, sobretodo por el estado de Teresa. Me gustaria decirle que luche y no se rinda, que no es culpa suya si no de los que han impedido que hiciese bien su trabajo. Sobretodo me gustaria saber que está bien atendida y por personas de confianza y que no se le está poniendo encima a su precario estado de salud una culpa que para nada, PARA NADA Y NUNCA será suya. Y de ningun otro profesional que arriesga su vida para el bienestar de los demas. Teresa, ojalá pudiera decirtelo, no te rindas, lucha y recuperate.

  14. Pingback: Ébola en Madrid: La puesta en escena de las Autoridades Sanitarias y la reali dad entre bastidores | maribelrodriguezfern

  15. Anónimo dijo:

    !Animo Teresa !Pedimos tu curación!

  16. Pingback: Ébola en Madrid: La puesta en escena de las Autoridades Sanitarias y la reali dad entre bastidores | anamartinezsoria

  17. ¿Qué valor tiene el hacer tests serológicos a un contacto asintomático?
    Ninguno. Como van a ser negativos, dan una sensación de seguridad falsa

    • ¿Has realizado suficientes tests serológicos a un contacto asintomático de ébola para estar tan seguro de que van a ser negativos? La sensación de falsa seguridad sólo se produciría si los médicos responsables del posible paciente fueran tan simples como para basar su diagnóstico en una sola prueba temprana. La información nunca sobra, pero hay que saber sopesarla, por eso hay personas ejerciendo la medicina en vez de programas de computadora.

  18. Con el comentario anterior quiero decirle al autor del artículo que estoy de acuerdo en lo básico con su planteamiento, pero que demuestra poco conocimiento técnico sobre la enfermedad. Léase los protocolos internacionales y estudie a fondo la enfermedad. Se lo dice un médico.

    • Lo entendemos y agradecemos la prudencia del comentario, aunque nosotros no estamos tan seguros de que un paciente asintomático no muestre una carga viral medible en, por ejemplo, una PCR. Hay mucha información sobre el virus en laboratorio, pero muy poco conocimiento real sobre su epidemiología, transmisibilidad o respuesta clínica, porque las personas que luchan contra él en África no tienen tiempo ni medios para realizar ensayos clínicos… bastante tienen con atender a los pacientes.

      No creemos que haya nadie que pueda ostentar mucho conocimiento técnico sobre la enfermedad, al menos hasta ahora, y pensamos que es igual de frívolo causar alarma excesiva como lo es el exceso de confianza al menospreciar la capacidad de contagio o al descartar una posible respuesta inmune silente que pueda propiciar un diagnóstico más precoz.

      Por algo está catalogado con el máximo nivel de riesgo y amenaza biológicos, y es preferible pecar por exceso que por defecto, tanto en las medidas de protección como en las pruebas y análisis que se puedan realizar. Otro tema diferente es que no se quieran pagar los precios exagerados que piden los laboratorios por los reactivos.

      En cualquier caso, si el autor del post se equivoca, no ocurre nada, pero si te equivocas tú, podría perderse un tiempo precioso en el diagnóstico. A pesar de respetar sin reservas tu opinión y de la misma forma que respetamos las recomendaciones excesivamente laxas de la OMS, nos reservamos el derecho a pecar por exceso de cautela en este asunto.

      Estamos de acuerdo con el autor del post en que la anticipación y la precaución (incluso excesivas) son las claves para hacer frente a esta amenaza que ya está entre nosotros, pero agradecemos de verdad tu opinión a pesar de no compartirla.

      Un saludo

    • Respecto a los protocolos internacionales, la mayoría de su contenido son recomendaciones y, como tales, van evolucionando y admiten correcciones, como demuestra el hecho de que aconsejen ciertas pruebas en fase aguda pero sin asegurar la utilidad de su resultado. De hecho, cuanta más información podamos aportar a ellos, incluyendo resultados negativos, mejor. Suponemos que estarás de acuerdo en eso.

      • Al 100% de acuerdo con la laxitud de los protocolos OMS. El criterio de 38,6ºC de fiebre claramente no funciona. En medicina estamos hartos de ver que lo que hoy vale, pasado mañana no. Me gustaría que me mostrase algún estudio donde se evidencie la presencia de carga viral durante el periodo de incubación, al margen de que la prueba TR-PCR es costosa y larga.
        No entiendo a qué se refiere con lo de la respuesta inmune silente. Si es silente, no la vamos a detectar con los medios actuales. Le remito a esta charla dada por el Dr. Santiago García Carvajosa, excelente microbiólogo, el día 7 de octubre en Segovia. Céntrese en los minutos 28-30.

        Si el marido de Teresa diera positivo en los tests serológicos, dado que está aislado, ¿qué cambiaría en cuanto a su aislamiento?, ¿qué tratamiento de probada eficacia le aplicaría de inmediato?. Si el comportamiento no cambia, no tendría sentido hacerle los tests ahora.
        También de acuerdo en cuanto a lo de la existencia o no de expertos. Decir que hay expertos en EVE en España, es como decir que los hay de marcianos. Los únicos que saben, por lo menos a nivel práctico (y jugándose la vida), son MSF. Mi homenaje para todos ellos desde aquí.
        De cualquier forma es más fructífero entablar una “discusión” de esta naturaleza, en público,que no intoxicar en uno o en otro sentido, como está haciendo la prensa y no digamos los políticos

        • Con respuesta inmune silente nos referíamos a una respuesta inmune carente de síntomas evidentes que pudieran despertar sospechas. Quizá no lo expresamos de la forma adecuada.

          Si el marido de Teresa diera positivo en cualquier test, no cambiaría su estado de aislamiento, en efecto, pero activaría los protocolos para localizar a sus propios contactos lo antes posible. En este caso la detección precoz no supondría un beneficio clínico (salvo, quizá, por la posible administración de sueros para potenciar su respuesta inmune temprana), pero sería un beneficio epidemiológico importante. Si olvidamos que en este asunto la parte clínica sólo es uno de los actores, corremos el riesgo de cometer los mismos errores que han cometido las Autoridades Sanitarias por exceso de confianza y arrogancia.

          Nos unimos a ti en el homenaje hacia los enormes profesionales de MSF y todas las demás organizaciones que están luchando contra la enfermedad por ébola en África sin recursos y sin ceder a su propio agotamiento. Personas enormes con corazones de caballo y una resistencia emocional que la mayoría consideraríamos todo un súper-poder.

  19. Cuando, en mi comentario anterior, digo carga viral, sería más preciso decir carga viral detectable. Por otra parte, tampoco me parece muy adecuado pecar por exceso en cuanto a pruebas diagnósticas que no estén justificadas, porque detrás de ellas está el personal de laboratorio, el gran olvidado en esta situación, y que también se la juega. Tmabién mi homenaje para ellos desde aquí.

    • No podemos estar más de acuerdo contigo en lo referente a los compañeros de laboratorio y a la importancia de esa parte de la gestión de la alerta, no sólo por el riesgo que corren (aunque es un poco menor porque están mejor dotados y también porque están más entrenados en tratar con patógenos peligrosos), sino también por el riesgo epidemiológico que supondría la mala gestión de las muestras. De hecho, llevamos ya un tiempo tratando de obtener toda la información sobre el trato y los recorridos que están siguiendo las muestras, pero el miedo laboral al que están sometidos los profesionales alcanza a los compañeros de los diferentes laboratorios, lo que, unido a la opacidad con la que está llevando la alerta la Administración, hace muy difícil obtener información fiable para transmitir datos con serenidad y la mayor objetividad posible.

      Homenaje al que también nos sumamos, y que te agradecemos en nombre de los compañeros de las pipetas.

  20. En mis comentarios anteriores hago preguntas que no quiero que se interpreten como retóricas, sino que sinceramente quiero conocer su opinión. No se trata de llevar o no la razón, sino de aprender y remar todos en la misma dirección. El tema es, como usted dice, demasiado serio como para admitir frivolidades. Repensando sus comentarios, creo entender que cuando se refiere a respuesta inmune silente se está refiriendo a la posibilidad de que el marido de Teresa (y otros) estuvieran pasando la enfermedad de forma asintomática. ¿Cree usted que los médicos que los atienden están “limitados” (por decirlo de forma suave) a la hora de pedir pruebas diagnósticas?. ¿Les han hecho ustedes llegar sus inquietudes?.
    Yo trabajo en primera línea y estoy muy interesado en el tema, máxime cuando mi primer contacto con un caso sospechoso, si se diera el caso, va a ser inicialmente sin EPI

    • Nos consta que al principio sí existían objeciones económicas a la hora de solicitar pruebas, pero creemos que eso está cambiando a mejor, afortunadamente, aunque tememos que las correcciones se limiten al CarlosIII en vista de la improvisación con la que se está respondiendo desde arriba a los hechos a medida que Consejería y Gerencia de LaPaz se van encontrando con los resultados de sus propios errores. A este respecto, nos ha llegado información fiable respecto a lo que debatíamos antes sobre la posibilidad de realizar pruebas tempranas al marido de Teresa; al parecer se le ha realizado al menos un test, aunque aún no podemos concretar cuál de ellos. Esperemos que poco a poco se vayan tomando decisiones cada vez más correctas aunque suponga pecar por exceso de prudencia.

      Ánimo, mucho ánimo, y ten mucha cautela, por favor; si esta crisis se estuviera gestionando bien a nivel epidemiológico no tendrías por qué encontrarte con posibles positivos sin EPI en primera linea. Esperemos que la gestión política se haga a un lado cuanto antes para dejar actuar a la gestión técnica y que los compañeros que estáis en primera linea no tengáis que correr estos riesgos.

  21. Si los tests del marido diesen positivos,¿cómo sabríamos que no son falsos positivos?. ¿Hasta qué momento en el tiempo habría que remontarse para localizar sus propios contactos, dado que está asintomático?

    • No podríamos estar seguros de que no fueran falsos positivos, pero, dada la tasa de mortalidad del patógeno, de nuevo creemos que es preferible pasarse de cautos. El sentido común nos dice que tendríamos que remontarnos al menos hasta su primer contacto con Teresa después de la primera actuación de ella durante su primer turno en la zona de alto riesgo. Puede suponer muchos contactos y mucho trabajo de indagación y seguimiento, pero es lo que hay toda vez que ya hemos importado un vector de una enfermedad así hacia un continente en el que no existía. Sin embargo, todo esto es mera teoría epidemiológica a menos que la Administración estuviera dispuesta a aportar los recursos materiales y humanos necesarios, cosa que hasta ahora no ha hecho y que esperemos que cambie a tiempo.

  22. Desconozco si otros ingresados (peluqueras, médico de AP, etc) son contactos de alto riesgo, como el marido de Teresa, o no. ¿También van a ser sometidos a pruebas específicas aunque estén asintomáticos?

  23. anónimo dijo:

    Vaya modales¡ pareces el consejer@de sanidad

  24. Pingback: Debemos aprender de la gestión de este cisne negro: a propósito del caso de Ébola en Madrid   « LA VOZ DEL HULP

  25. Pingback: ¿Realmente llegó el Ebola a Chile-Sudamérica? | bcmty.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s