Conclusiones sobre la reunión de la JTA con la Consejería

La Junta Técnico Asistencial llevó ayer (22.11.2012) a la reunión con la viceconsejera el plan para mantener el Hospital Carlos III tal y cómo está, añadiendo la posibilidad de dedicar una planta a los pacientes de media estancia, de forma que se cumpliera el plan de Consejería a la vez que se salvaban los servicios y el personal del hospital.

La respuesta de la viceconsejera, que no quería ni escuchar el plan de la JTA, fue breve, sencilla y radical; el CarlosIII va a ser un centro para pacientes de media estancia, sin posibilidad de negociarlo. No sabe cómo se va a hacer, no hay una hoja de ruta ni tiene cronogramas al respecto. Básicamente, quieren desmantelar el hospital y van a hacerlo, pero no dan explicaciones ni detalles del posible proceso (probablemente porque no lo tienen planificado ni pensado).

Eso sí, la viceconsejera animó a la JTA a que nos trajera el mensaje de que quizá, tal vez, a lo mejor, alguna parcela pequeñita de algún servicio se podría salvar… un poquito, por lo que, según ella, debemos llevarle en una próxima reunión las propuestas de cada servicio y/o subconjunto para que la consejería pueda estudiar si alguna de ellas se puede salvar… un poquito. O sea: Quieren romper la unidad de los trabajadores y separarlos en trozos manejables para poder torearles mientras ganan tiempo (y de paso vender a la prensa la noticia de que se está negociando).

Resumiendo. De la falta de interés y de la falta de información de la Consejería sólo podemos concluir lo siguiente:

Quiero privatizar la Sanidad Pública, que mueve mucho dinero, y vendérsela a mis amiguetes y familiares, y esta es mi hoja de ruta:

  1. Creo el Área Única para poder desplazar a mi antojo al personal de la Sanidad Pública, y de paso vendo que es para que los enfermos puedan elegir a su médico.
  2. Privatizo la gestión económica de unos cuantos hospitales (o le vendo su construcción y gestión directamente a empresas privadas) para ir alicatando el terreno; quién maneja la pasta, manda.
  3. Desvío hacia los hospitales totalmente públicos a los pacientes más caros y las pruebas diagnósticas más caras, y los saturo de pacientes mientras tengo casi vacíos los hospitales públicos de gestión privada, dejando a estos últimos con unos números bonitos, unas listas de espera más bonitas y unas estancias medias también más bonitas. Así demuestro que los hospitales privatizados salen más baratos.
  4. Las empresas privadas que me quieren comprar la parte sanitaria de los hospitales me piden que me asegure de que van a poder derivar hacia hospitales públicos los pacientes más caros, los de estancias media y larga, para que el negocio les dé beneficios, así que desmantelo los hospitales de La Princesa y CarlosIII para usarlos como receptores de pacientes caros (los que no interesan a los hospitales privatizados, negocios a fin de cuentas) de forma que los hospitales privatizados puedan ahorrar dinero y los públicos se encarguen de lo más costoso y oneroso.
  5. Privatizo y vendo la parte sanitaria de los hospitales en los que previamente había privatizado y vendido la gestión económica. Ya casi está rota y desmantelada la Sanidad Pública.
  6. Empiezo a privatizar también Primaria para tener el control sobre la derivación de pacientes ya desde su primer encuentro con el Sistema Sanitario.

Los trabajadores del Hospital Carlos III, en asamblea han decidido secundar en todo lo posible las huelgas convocadas y demorar hasta el miércoles (tras analizar el primer impacto de la huelga) la decisión sobre si la JTA debe seguir negociando con la Consejería o no.

Recordemos que los trabajadores de la Sanidad Pública no están en contra de la Sanidad Privada, sino de privatizar la Sanidad Pública, que es algo que empobrece y encarece cualquier Sistema Sanitario, como ha quedado demostrado cada vez que se ha intentado (Reino Unido, Valencia, etc).

No son los hospitales los que tienen que demostrar su validez (eso lleva años quedando demostrado paténtemente), es la Consejería la que tiene que explicar sus actos enloquecidos e insensatos.

¿Qué está ocurriendo en el Gobierno de Madrid para que destruya los bienes sociales que tanto tiempo y esfuerzo ha costado conseguir? ¿Qué clase de miedo oscuro y enfermo se esconde en toda esta opacidad e imposición que el Consejero de Sanidad y el Presidente de la Comunidad llevan a cabo?

Los trabajadores y los usuarios del Sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid exigen respuestas y transparencia. YA.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A bofetones, Hospital Carlos III y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s